Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 11 al 20 de 28

Tema: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

  1. #11
    Membresia 2 Estrellas Avatar de Neox
    Fecha de Ingreso
    29 mar, 09
    Mensajes
    391
    Gracias
    0
    Agradecido 4 veces en 4 mensajes

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Hola!

    En mi caso enamorarme no, pero si que me hubiese tirado a dos profesoras de la universidad y perdón por la expresión

    Creo que eran las únicas clases que siempre se llenaban las primeras filas varios minutos antes de empezar... (y todas de chicos, eran dos bellezones en toda regla)

    Vamos que hasta pensé en dejarme suspender alguna vez por acudir a alguna revisión en su despacho... y no me hubiese importado...

  2. #12
    Guest

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Imaginaros...llego de Lleida con 10 años,5º EGB,me voy a un colegio de curas...himno de España,todos los dias a las 9 en punto de la mañana,castigos típicos, como por ejemplo juntar los dedos y el cura te da en la punta de los mismos con una regla de madera,ni una puñetera profesora...y de repente cuando llego a 1º de BUP lo hacen mixto...
    Lo demás, lo dejo a vuestro libre pensamiento...

    Watson

  3. #13
    Guest

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Cita Iniciado por osito58
    Mi profesora de flauta travesera me hizo aburrir la asignatura....

    Y yo que queria emular a Ian Anderson...
    Jethro Tull in concert ?

    www.j-tull.com

  4. #14
    Membresia 1 Estrella Avatar de Arch
    Fecha de Ingreso
    10 abr, 08
    Ubicación
    Al norte de ....
    Mensajes
    23
    Gracias
    0
    Agradecido 0 veces en 0 mensajes

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Seguramente sea mas interesante la pregunta que las respuestas ...
    Si claro que si.
    No recuerdo su nombre pero seria capaz de hacer un "perfecto" retrato robot.
    Fue hace ya "algunos" años. No muy alta, media melena suelta, labios redondos, siempre sonriendo, dientes blanquisimos, simpre pantalones y camisa, ojos marrones, un pequeño tic (soplarse el pelo), la reconoceria de espaldas, viendola caminar a lo lejos..., super ordenada, super coqueta, seria, vergonzosa, (ayayayy)
    ¡¡¡ fueron varios años sin quitarla ojo ¡¡¡
    Salu2

  5. #15
    Membresia 2 Estrellas Avatar de Neox
    Fecha de Ingreso
    29 mar, 09
    Mensajes
    391
    Gracias
    0
    Agradecido 4 veces en 4 mensajes

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Cita Iniciado por Arch
    Seguramente sea mas interesante la pregunta que las respuestas ...
    Si claro que si.
    No recuerdo su nombre pero seria capaz de hacer un "perfecto" retrato robot.
    Fue hace ya "algunos" años. No muy alta, media melena suelta, labios redondos, siempre sonriendo, dientes blanquisimos, simpre pantalones y camisa, ojos marrones, un pequeño tic (soplarse el pelo), la reconoceria de espaldas, viendola caminar a lo lejos..., super ordenada, super coqueta, seria, vergonzosa, (ayayayy)
    ¡¡¡ fueron varios años sin quitarla ojo ¡¡¡
    Salu2
    ahora que citas una descripción de una de tus profesoras...me ha venido a la mente el día de un examen de finales de verano de una de las profesores que antes cité y claro, poneros en mi situación: aula dividida en dos bandos, estoy situado en la punta de un bando localizándome en medio del pasillo que los separa. La profesora no parando de pasear por el pasillo, arriba, abajo...(las clases eran pequeñas, así que cada 2x3 pasaba al lado mio). Esto no sería nada si no fuese por el hecho de que hablamos de una rubia de unos 27-28 años por entonces, alta, preciosa de cara y ojos azules, un cuerpo de modelaje, pero sobre todo, y sobre todo, por cómo iba vestida ella! Plena calor de inicios de septiembre, pero mucha calor...tanta que apareció con un top que parecía más bien un bikini playero y una mini-falda, que vamos ni mis amigas se ponen cuando salgo de fiesta...mini, mini, mini... y siendo el pasillo escaleras que iban arriba, abajo...no te concentrabas mucho no en el examen..claro aún no sé cómo aprobé el examen con las constantes distracciones que sufrí

  6. #16
    Guest

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Puede que sea un cuento, blando y muy cursi, pensad lo que queráis. Tiene poco que ver con el asunto que tratamos, pero de ello algo hay. Y todo lo que os relato quizás sea verdad o pura fantasía. En ningún caso, aunque os parezca contradictorio, es una mentira. No lo es. Sin pistas, que alguno de por aquí, estoy seguro, esta historia la recordará.

    Hace muchos, muchos años, probablemente más de los que tú tienes ahora, estudiaba en un internado. Un muy conocido y frio internado (nevaba durante todo el invierno) en el que, a los niños difíciles, los padres tenían a bien encerrarnos. Yo pasaba ahí solo las temporadas de verano. Y digo lo del frio por que, aún siendo canícula, necesitabas una manta por la noche para poder dormir en condiciones. Frio, mucho frio.

    He de deciros que éramos lo peor de cada casa, entendido a como se consideraba lo malo en aquellas familias más católicas que el Vaticano, de rancios abolengos y disimulo del escaso peculio. No hay excusa. Pero aquello no era forma de tratar a unos críos. Lo llamaban internado, pero no era más que un puro correccional, ocultando su carácter bajo la patina de lo cristiano. No se vayan a asustar los amantes padres que descansaban, pobrecillos, de hijos malsanos y tanto traqueteo, encerrándonos en tan caro colegio. “Ahí te pondrán recto”. En vereda, me decían los míos por castellanos. Y ellos, tan panchos. ¡Que habían pasado una guerra!

    Y recuerdo, especialmente, al profesor de matemáticas. Un autentico sádico. No solo la materia era dura sino que, además, su disciplina era insoportable. De los de la vieja escuela. Gustaba de pellizcar con extremo dolor. En ocasiones estiraba de las orejas hasta hacerte saltar las lágrimas y, lo común, era golpearte las manos con una regla. Nosotros, indefensos. Mal encarado, desagradable, con insulto fácil, nos humillaba constantemente. Y siendo unos chavales, sobre los 12 a 16 años, aguantando, todos asustados. Dicen que la letra con sangre entra. No solo la letra, os lo aseguro, incluid los números y sus cálculos.

    Pues bien, durante una temporada ese profesor tuvo una enfermedad que obligó a su sustitución por una maestra. Y como ya sospecháis, el cambio, por lo que me comentaba un amigo ya mayor y sus compañeros de clase de la misma edad, yo por entonces tendría 14 años y el ya 16 y muy cumplidos, era de lo más favorable. Ambos en la misma clase, pues él era de los repetidores, con ganas de reiterar, siempre comentaba que no pasaría de curso hasta entenderlo todo muy bien, que así es como se consigue el bachillerato y, en aquella época, la reválida. De cuarto, por más señas. Un guiño al lector de mi época.

    Yo solo veía a una mujer, muy joven, educada e infinitamente amable. Y dulce. Despertó mis simpatías. Pero en el grupo de los mayores, muy especialmente en mi amigo, causó verdaderos estragos. Yo no entendía nada, ni esas sensaciones ni esos sentimientos. Y cuando los oía hablar mientras jugábamos al futbolín, pensaba que se habían vuelto locos. Todos. De remate. ¡Son raros los mayores!, pensaba.

    El asunto derivó, hoy si puedo comprenderlo, en una clase en la que, un grupo de alumnos bebían los vientos por la profesora, los mayores, mientras otros, los más pequeños y numerosos, yo entre ellos, nos reíamos de las tonterías que los primeros hacían para llamar su atención. Y la maestra, la jovencita maestra, a su vez, sonriendo, con una paciencia que hoy puedo calificar de santa, intentaba poner orden y cumplir con su cometido, el que aprendiéramos matemáticas. Y mi amigo, un gamberro de tomo y lomo, sufriendo una pasión descontrolada, pasión, si, pasión, tan enorme como el sarpullido de granos que le llenaba todo el cuerpo por la explosión hormonal que experimentaba. ¡Qué días y que tiempos!

    Durante unas semanas perdí contacto con él cuando, por las tardes, nos dejaban pasear por el pueblo durante un par de horas. Desaparecía. No iba con grupo alguno. Tampoco importaba, era de los mayores y suponía que tenía otras diversiones. Y los domingos, sucedió así durante pocas semanas, cuando algunos padres se perdían y pasaban por el colegio a ver como seguían sus dolientes bultos, el salía del internado a primera hora y no volvía hasta las 9 de la tarde, hora en la que se cerraba la entrada. Por lo demás, su comportamiento era el habitual, simpático, gamberro, buen compañero, me apreciaba. Menos mal, era un tipo gigantesco, de los que más vale tener por amigo. A las preguntas contestaba con evasivas: “tengo cosas que hacer”, “han venido mis padres”, “he visto a un familiar” “no me molestes, enano”………. Tampoco insistía mucho, salvo esas situaciones puntuales no había cambio alguno en su comportamiento. En aquella época, con el futbolín, mi real amor, ya tenía bastante.

    Pero toda dicha tiene fin. El profesor, mejor dicho, el sádico, se recuperó. Y tornó a darnos clase, con el estilo de siempre, es decir, sin ningún tipo de miramiento, volvieron los insultos y los golpes, la tristeza y el ambiente gris se apoderó de nosotros. Y todo ello sin tener noticias de la maestra. Mi amigo lo aguantaba muy mal, en eso había cambiado. Yo y todos, pero él en mayor grado. Aunque seguían sus desapariciones, a las que ya me había acostumbrado.

    Hasta que pasados unos días, pocos, dando clase con el sádico, se presentó la profesora a despedirse. Fue una sorpresa. Se iluminó el aula con su presencia. Pero para indignación de todos el sádico la increpó, ¡que como era posible que interrumpiera la clase! ¡que que se había creído! ¡que no era más que una niñata sustituta sin educación alguna! ¡que hablaría con la dirección por la impertinencia! ¡que vaya ejemplo para nosotros! Un energúmeno, eso es lo que era. Ni ahora entiendo esa actuación.

    La maestra, hoy puedo decir una niña hermosa, nos dio un sencillo adiós, mostrando cara de sorpresa, pena y estupor, abandonando la clase y mirándonos sin saber bien qué hacer. Eso, ni ella ni nosotros sabíamos que hacer.

    Y entonces sucedió. Mi amigo, uno de los mayores de la clase, cerró de un golpe el libro, y sin decir ni mu se levantó, y con una frialdad que aún hoy me sorprende, se dirigió al profesor que seguía increpando a su sustituta. El tipejo se dio cuenta y gritó al alumno un “¡Vuelva a su pupitre, estúpido!”. No pudo decir más. Sin mediar palabra se acercó al profesor y os lo juro, giró sobre sí mismo para tomar inercia e impulso y le arreó un puñetazo, un puñetazo de tal calibre al rostro que el profesor se quedó quieto, con los ojos abiertos, solo los brazos cayeron inertes y comenzó a balancearse y balbucear, momento que aprovechó mi amigo para lanzarle un segundo puñetazo a la barriga. Un segundo y tremendo puñetazo. Se dobló y el sádico se desplomó.

    La clase en absoluto silencio. Nunca he apreciado el silencio tan claro, porque el silencio se escucha. Ahí lo oí por primera vez. Todos quietos, con la boca abierta. Si volaba alguna mosca esta murió del susto. Volvió mi amigo sin decir palabra a su pupitre, se sentó no sin antes lanzar una mirada a la profesora y esta, aguantando la mirada, ojos llorosos, fue la única que habló. Solo se escucho un suave “No, no, por favor, no”, salió de la clase y llamó a los celadores. Lo que siguió no merece mayor comentario. Un buen follón y expulsión del alumno.

    Y siguió el verano y el curso. Sin mi amigo ni la sustituta, no volví a verlos. Lo sucedido se fue olvidando. Y siguieron los insultos, los malos modos y los abusos. Pero al menos en ese curso y verano, hubo otros muchos, el sádico no volvió a levantar la mano. Quizás porque sabía que el camino estaba mostrado, trillado, y aun siendo unos mozalbetes, nos hubiéramos defendido. Era un sádico, si, pero cobarde.

    Le perdí la pista a mi compañero que volví a recuperar, algunos años después, en la facultad (la facultad de seguir haciendo el gamberro) Algunas veces, muy pocas, cuando recordamos tiempos pasados y esa concreta anécdota, le comento lo valiente que fue. Y siempre me contesta lo mismo, sonriendo, “cosas de un alumno y su maestra, Gerundio, y ese examen, al menos ese, lo aprobé”. Pues será eso, pues no añade más ni yo pregunto, dice que hace mucho tiempo, que no gusta comentar intimidades y lo tiene olvidado. Aunque yo sigo recordando esa mirada que cruzaron, porque con la edad y eso que llamamos de forma cursi “el transcurso de la vida”, quizás sea eso, a mi me ha sucedido alguna vez, solo se cruza una mirada así si hay una historia por medio. Afortunadamente, añado. Por eso lo recuerdo, y por eso mismo, estoy seguro, el también.

    Algunas veces, muy pocas, la realidad es un puro cuento. Blando, rosa, fácil, azucarado, de pañuelo, es cierto, pero así son algunos caramelos. Y muy de tanto en tanto con placer los degusto. De los muy amargos y duros, por obligación, por torpe, por cabrón, porque me toca o por mi escaso gusto, estoy ya harto.

    Y colorín, colorado, este cuento, si lo es, se ha acabado.

  7. #17
    Membresia 4 Estrellas Avatar de hunter
    Fecha de Ingreso
    13 nov, 08
    Ubicación
    En el refugio de caza
    Mensajes
    1,011
    Gracias
    0
    Agradecido 0 veces en 0 mensajes

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Excelente relato, Gerundio.

    Público en pie y ovación cerrada.

  8. #18
    Membresia 2 Estrellas Avatar de Neox
    Fecha de Ingreso
    29 mar, 09
    Mensajes
    391
    Gracias
    0
    Agradecido 4 veces en 4 mensajes

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Cita Iniciado por hunter
    Excelente relato, Gerundio.

    Público en pie y ovación cerrada.
    estoy contigo, me ha tenido de principio a fin enganchado

    Muy bueno el relato.

    Por aquellos tiempos supongo que era un tema muy complicado y difícil que se diese, una relación así, porque actualmente, se de dos casos personales que se dan o se dieron (en la universidad, una relación alumna vs profesor, y en la actualidad, una chica a la que le daba clase de repaso de matemáticas está con uno de sus profesores de bachillerato, el cual, le dobla la edad ) los tiempos han cambiado y ya no hay barreras

  9. #19
    Membresia 4 Estrellas Avatar de Hipocrit
    Fecha de Ingreso
    12 jun, 07
    Ubicación
    50.630368,-1,933092 el 15/07/2010.15:06:57-16_29:13,4805 points
    Mensajes
    2,610
    Gracias
    641
    Agradecido 575 veces en 297 mensajes

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Tarde muchos años en darme cuenta que los malos eran buenos, como los bodegueros perseguidos por Elliot Ness por unas normativas hipócritas que hubiesen llevado a todos los fabricantes de cava al trullo.
    Yo creo que fui la última generación que dio placer a sádícos consentidos , tus relato que parece extraido de un colegio Irlandes me ha situado muy cerca de las historías que oía a mis primos mayores, primos incorregibles enviados a internados en verano a Montpellier para ser corregidos.
    Gozo de tus artes narrativas y si ves a compañero le das un abrazo tardío de mi parte.
    Estoy al 100% de acuerdo con lo que dices.


    Hoy estoy mas zumbado que ayer

  10. #20
    Guest

    Re: ¿Os habéis enamorado del alguna profesora?

    Gerundio....acabas de desbancar al mismísimo Dickens.Conviertes un teclado insulso en puro arte,¡Felicidades!.

    Watson

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo

Temas Similares

  1. ¿Os habéis filmado alguna vez?
    Por Palotes30 en el foro Temas Generales
    Respuestas: 24
    Último Mensaje: 21/12/2008, 11:18
  2. Habeis calculado alguna vez...................
    Por PenecitoBCN en el foro Temas Generales
    Respuestas: 28
    Último Mensaje: 14/06/2008, 16:49
  3. Os habeis colgado alguna vez por un cliente?
    Por marco polo en el foro Escorts Foreras
    Respuestas: 16
    Último Mensaje: 01/01/2008, 17:23
  4. ¿HABEIS TENIDO ALGUNA VEZ LA SENSACIÓN DE...?
    Por sommeil bleu en el foro Temas Generales
    Respuestas: 22
    Último Mensaje: 30/09/2007, 09:02
  5. Habeis estado con alguna chica de barcelonaescorts???
    Por en el foro Escorts Independientes
    Respuestas: 1
    Último Mensaje: 29/08/2005, 20:17

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
ForosX
Deseo, placer y discreción con las acompañantes más selecta . Déjate caer en la tentación y disfruta de la mejor experiencia con la escort de Barcelona de tu preferencia. Nuestras escorts son muy discretas y ofrecen el mejor servicio profesional. Dúplex, lésbicos y más de lo que puedas imaginar. No lo dudes y contacta con una de nuestras escorts de Madrid consigue una noche de pasión con una de nuestras escorts... Disfruta de los servicios sexuales que siempre has querido en diferentes ciudades; las mejores escorts en madrid o las escorts de Tarragona te están esperando. Querrás repetir una experiencia sexual como la que vivirás con nuestras chicas escorts Barcelona