Agua, Ariadna y pasión en Luxtal

Total Fecha Media Usuario
16 09/2010
VictorPerez
3.148 veces
VER COMPLETA 01/2010
magno
6.313 veces
VER COMPLETA 12/2010
xartreusito
2.454 veces
VER COMPLETA 02/2011
GIANT
1.773 veces
VER COMPLETA 04/2011
elbicho
1.796 veces
VER COMPLETA 06/2011
wayrunner
1.500 veces
VER COMPLETA 07/2011
Taoran
1.662 veces
VER COMPLETA 08/2011
rodamon
4.626 veces
VER COMPLETA 08/2011
Vasco1
1.894 veces
VER COMPLETA 08/2011
ruize
1.772 veces
VER COMPLETA 11/2011
Ratolix
1.819 veces
VER COMPLETA 01/2012
rodamon
2.319 veces
VER COMPLETA 12/2012
rodamon
2.223 veces
VER COMPLETA 03/2013
magno
2.027 veces
VER COMPLETA 04/2013
Guevara
3.413 veces
VER COMPLETA 12/2013
rodamon
4.511 veces

ver todas las fotos de Ariadna
76

añade tu experiencia con Ariadna

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento por horas7
Duración60 minutos
Precio150
PechoNo lo sé
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Falta una semana.
Busco y encuentro un vacio.
Rebusco, algo nuevo, algo que ofrezca un aspecto distinto.
Una que cumpla unas exigencias un tanto especiales.
Al caer en su ficha, por casualidad, supe que el destino me llamaba, lo tenia, todo, aspecto, edad, desconocida en el medio, no buscaba una diosa, buscaba una persona, casi anónima, al igual que este relato, se ha de decir, la perfección no existe y el vil metal deja huellas allí donde muchos no quieren ver.

Me comuniqué via letra, dia y hora.
Me respondió sin problemas, llamame que reservo.
Llamé para oir su voz, su no acento.

Llega el dia, el viaje, la cita.
Agua espera, ella, radiante, joven, preciosa.
Sentado en la cama observo como prepara el baño y se acerca, me besa, la beso, nos besamos y la ropa que cubria nuestros cuerpos, desaparece, entre zambullidos y caricias cabalgando y rozando, explota, exploto, dios que placer, placer que fué a màs al sentir al poco unas manos expertas recorriendo mi espalda, relajado al principio y thailandia encendió el deseo, deseo de profanar el templo, un templo jugoso, aromático, que despertaba los deseos de lujuria ocultos bajo la piel del cordero.
Y así fué, rítmico, mojado por el sudor de dos cuerpos que en plena dicha explotaron, agotados relajados, nos miramos, observamos y, por lo menos yo, pensé en el acierto que habia tenido, entre zambullidas llegó el momento de la despedida, por mi parte espero que un hasta luego.