Ariadna… qué placer saborearte de nuevo!

Total Fecha Media Usuario
3 05/2014
Manhattan
1.164 veces
VER COMPLETA 10/2013
Manhattan
1.537 veces
VER COMPLETA 12/2014
Manhattan
799 veces

escort-50276
22

Añade tu experiencia con Ariadna

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración60 minutos
Precio150
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Valoración de Cara: Muy guapa, con rasgos nórdicos, no parece española, rubia con ojos azules, carita de niña traviesa, nariz fina y boca sensual con sonrisa y dentadura perfecta.

Valoración de Cuerpo: pibonazo de aproximadamente 1,65 cm, pechos perfectos tuneados y agradables al tacto con pezones rosados muy apetecibles, vientre plano sin grasa, culo de lo mejor que he visto, bien proporcionado, duro y respingón y piernas bonitas, en resumen....un cuerpo para disfrutar.

Valoración de Carácter: Simpatiquísima, jovial, muy atenta, risueña y habladora.

Vestimenta: vestidito veraniego de tonos cálidos, naranja y amarillo con falda a media pierna con e que se le veía una figura de mujer para saborear. Zapatos de tacón alto.

Relato del encuentro:
Que placer volver a ver a alguien que conoces, que ya has compartido algunos ratos cuyo principal componente, la lujuria y el sexo han sido los excitantes testigos de esos momentos.

Pero no sólo el sexo nos hace estar bien el uno con el otro, en esos casos interviene otro componente importante en toda buena relación. El buen rollo, el feeling y la consecuente amistad que ello comporta.

Ariadna y yo, a pesar de que no prodigamos mucho los encuentros somos algo más que una pareja que a través de una transacción comercial intercambia sexo por money. Eso también, está claro y sería de inocentes pensar lo contrario. Pero cambia mucho si cuando nos ponemos en contacto y nos encontramos existe esa complicidad de la que hago mención en este escrito.

Ariadna y yo formamos parte de esas parejas que seguro habrán otras muchas que tras unos primeros encuentros acaban siendo algo más que simples comparsas de un encuentro sexual sin más.

Por eso la cita de esta tarde ha sido algo más que una cita. Ha sido el reencuentro de dos adultos, uno muy, muy adulto, aunque aún con buena marcha, y una muy, muy niña que aunque sólo aporta 27 añitos de nada sí sabe compartir lo mucho que la vida ya le ha enseñado. Y así juntos sale lo que sale.

Nos conocimos hace un año y 6 días, exactamente el día 7 de mayo de 2013, día en que me estrené como forero activo escribiendo una mini nota hablando de mi experiencia con ella.

Después de este primer encuentro nos citamos otras cinco veces, otras dos en el mismo mes de mayo, una a finales de julio y otra en el mes de noviembre, pero un montón de numerosos mails nos permitían seguir juntos aunque en la distancia relativa.

Ayer decidimos poner fin a los días transcurridos desde nuestra última cita y con unas ganas locas de volver a estar juntos nos citamos a las 19 horas en el apartamento de Ariadna.

El cosquilleo en el estómago es irremediable cuando sabes lo bueno que te espera. Al menos eso me pasa a mí, que soy un pelín romanticón en esos temas.

Ya frente a frente nos abrazamos, nos besamos hablamos y no hablamos ya que hay tanto que contar que no hay tiempo para todo y el tiempo que vamos a estar juntos tampoco es para “tirarlo” hablando porque delante de mí está un pibonazo con un cuerpo y unos atributos que tengo la suerte de conocer y tengo la fortuna de saber qué me van a dar ya antes de empezar.

Así que primero lo primero, ya habrá tiempo de hablar después.

Breve charla, cuarto de baño, ducha y vuelta a la habitación donde mi diva me espera con un sensual conjunto de ropa interior… de color blanco!!! Mi color preferido para esos casos y que ella recuerda de sobra.
Juntamos nuestros cuerpos y comienza la fiesta con el amigo que poco a poco empieza su particular escalada mientras mis besos y mis manos irrumpen con pasión sobre su cuerpo dispuesto para mí para que lo disfrute, tal y como hice.

Sobre la cama saboreo a besos tan espectacular mujer que con sus suaves jadeos me invitan a que me dirija hacia el centro de sus piernas donde éstas separadas me ofrecen el exquisito manjar que pronto será presa de mis caricias húmedas.

Allí me instalo y bebo de su néctar sabroso como toda ella y sigo en él con gran excitación mientras su pubis se mueve de abajo hacia arriba entrelazando estos movimientos con los de mi lengua en un ritmo acompasado y llevado a término con sincronía perfecta.

Mis dedos hacen acto de presencia en este juego y es cuando los jadeos se tornan largos y seguidos y acaban poco a poco después de que su cuerpo a subido a lo más alto en un orgasmo de esos que te ponen a ti como si lo hubiera tenido uno mismo. De verdad que me excita tanto como si fuera yo el que se hubiera corrido.

Relax, sonrisas, frases de ella hacia mi “trabajo”, de las que no quiero presumir y las guardo para mi recuerdo.

Ahora es ella quien toma el mando de la situación con un francés de esos que hay que cogerse a los cantos de la cama para aguantar y después de un 69 y un largo repaso de mi lengua por todos sus agujeros, pasamos al enfundado del amigo, tieso, duro y dispuesto a “morir” entre las hermosas piernas de esta mujer la cual comienza con una cabalgada de las mejores que nunca me hayan hecho.

Un buen rato en que ambos disfrutamos por la excitación que tales movimientos nos provocaban.

Cambiamos a 4 y tiempo para el gozo del placer y de la visión. Un espectáculo ver a Ariadna en esta pose. A punto estuve de acabar ahí, pero lo mío es el cara a cara o misionero.

Así que vuelta y con gran placer y excitación me introduje dentro de ella con un movimiento lento y profundo al principio y en crescendo conforme el tiempo pasaba y seguí un buen rato más hasta alcanzar mi particular clímax con el beneplácito de ella que acompañó mi corrida con sentidos jadeos de placer.

Suspiros, más risas, más relax,… es tiempo de saborear lo que acabas de vivir y de dar gracias a quien corresponda por permitir que se pueda gozar de esta manera sin necesidad de ningún estimulante malicioso… Solo con el estímulo natural que una mujer guapa y entregada como Ariadna te puede ofrecer.

Valoración final: Ariadna, además de belleza desprende una energía positiva con un “sex-apeeal” difícil de superar. Muy implicada, guapa, tipazo, simpática, cariñosa, coqueta, besos deliciosos y un cunillingus y “polvo”divinos.

Que suerte la mía…