Naomí... Española de origen etíope, una gacela con porte de princesa.

Total Fecha Media Usuario
2 04/2014
Manhattan
901 veces
VER COMPLETA 08/2015
Manhattan
884 veces

escort-50276
20

Añade tu experiencia con Naomí

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración60 minutos
Precio180
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésCon
GriegoNo

Naomí... una gacela con porte de princesa.

Valoración de Cara: Guapísima, muy, muy guapa. Cabello negro rizado recogido hacia arriba y acabado en un moño sobre su cabeza. Ojos oscuros muy bonitos con expresión alegre. Nariz pequeña y perfecta. Boca con labios gruesos para besar y ser besados.

Valoración de Cuerpo: Cuerpo impresionante de piel negra clara, sobre 170 cm, con pechos medianos , naturales y muy apetecibles. Piel suave sin un gramo de grasa, estrecha cintura y un culo durito para acariciar, tocar, morder… sustentado por unas largas piernas que parecían moldeadas por un artista.

Valoración de Carácter: Muy simpática y habladora, decidida, dulce y cariñosa, tono de voz encantador.

Vestimenta: Vestida de calle, con blusa y pantalón vaquero. Debajo ropa interior color crema claro con estampados muy finos.

Relato del encuentro:
Que privilegio poder disfrutar de ese bombón definido en otra expe, con muy buen criterio, como una gacela con porte de princesa.

Una preciosidad de cara y de cuerpo que he tenido el placer de saborear aunque la relación, todo hay que decirlo, no haya sido lo intensa que a mí me hubiera gustado.

Hoy era uno de esos días en que me apetecía salir pero tenía un verdadero quebradero de cabeza a la hora de elegir con quién citarme para esa tarde?.

Tenía en mente a unas cuantas chicas y al final decidí hacerlo con alguna de las que no conocía, de las cuales también tenía varias opciones.

Y me decidí por Naomí. No tenía demasiadas referencias de ella excepto un par de expes publicadas en otro foro y en las cuales me llamó la atención que trabajaba muy de tanto en tanto y de repente desaparecía para no volver hasta pasado cierto tiempo.

Así que sabiendo que hoy estaba disponible decidí enviarle un mail al que me contestó con cierta rapidez y a través del mismo nos citamos en Luxtal para ese mismo día, lunes 14 de abril a las 19 h.

Pasaban casi diez minutos de la hora pero un oportuno mail me avisó de que se retrasaba unos cinco minutos, que con los ya consumidos al final fueron veinte…

Esperé pacientemente y cuando me avisaron de que ya había llegado, me acompañaron a la habitación.

Cuando la vi, me encontré con lo que esperaba, una preciosidad fuera de lo común con una cara guapísima y un tipazo teen 100% vestida de calle con jeans y blusa de color oscuro.

Nos saludamos amigablemente y nos sentamos mientras hablamos un poco antes de pasar a mayores… Naomí es muy simpática y muy habladora y pensé que me esperaba una cita muy positiva. Así que tras la charla empezamos a colgar nuestras ropas en los percheros y pasamos al baño.

Qué decir que cuando Naomí se despojó de sus vestiduras apareció un cuerpo perfecto, atlético y fibrado digno de portada de revista. Sus formas perfectas ataviadas aún por conjunto de ropa interior de color crema con algún estampado la mostraban como un verdadero monumento al buen gusto.

Limpios y aseados nos metimos sobre la cama y aquí es donde quizás no supe llevar la relación ya que me pareció que ella a mi intento de besarla esquivaba los besos y eso me condicionó bastante y no supe reaccionar.

Yo acariciaba con mis manos su cuerpo de formas curvilíneas notando esa piel fina, tersa y sin nada de grasa mientras ambos nos besábamos en el cuello y en los pechos.

Al poco me dijo que me pusiera cómodo y empezó a besarme por todo el cuerpo con besitos dulces y sensuales. Estuvo así un buen rato mientras observaba como se iba aproximando al amigo… y aquí tuve una pequeña decepción, ya que siguió hacia él pero antes lo enfundó colocándose un condón en su boca y lo colocó con maestría sobre el amigo el cual ahora no acababa de estar en su máximo esplendor.

A partir de ahí Naomí empezó a practicarme un buen francés con GP’s profundísimas y que a pesar de la goma me puso muy cardíaco. En ese momento el amigo también había adquirido su tamaño normal y parecía que la cosa a pesar de los no morreos, tomaba el camino habitual.

Contento por ello le dije que ahora me tocaba a mí, y tras cambiar de posición fui yo quien la llenó de besos y después de ello me instalé entre sus piernas, pero éstas se separaron con mucha cautela, y al cabo de un rato en que mi lengua llegó con cariño a su clítoris y a su entrada vaginal, no acabaron de separarse del todo con lo que mi "trabajo" no estaba resultando lo apetitoso que suele ser en el 99% de las veces que lo hago.

Ella emitía suaves jadeos, pero me di cuenta que aquello no iba por el buen camino y sin más desistí para pasar a otra cosa.

Nuevo francés muy trabajado porque, ahora sí que el amigo ante la decepción del mal resultado del cuni estaba como su dueño, bastante alicaído.

Pensé que esas cosas pasan muy de vez en cuando y dejé de pensar en la parte negativa y lo hice positivamente centrándome en lo que tenía frente a mí.

Con ese pensamiento el amigo se puso en marcha de nuevo y al poco rato, ayudado por el trabajo que la preciosa boca de Naomí ejercía sobre él, se puso tieso y duro y le pedí que era hora de fundirme con ella.

Así que se montó sobre mí y una vez el amigo entró hasta el fondo de su sexo empezamos una excelente relación en la que ella empezó a jadear, ahora sí con gran placer y parecía que se iba a correr, pero aquí fui yo el egoísta y no queriendo terminar aún paré el movimiento de bombeo a la que la estaba sometiendo y le pedí cambiar a posición a4.

Nueva intro y la verdad es que la disfruté viendo la maravillosa vista que su cuerpo ofrece en esta posición, y más de lo mismo, parecía que ella iba a llegar pero mi intención era acabar en misionero y así lo hicimos.

Cambiamos a misionero y aquí sí, aquí ya no paré de moverme hasta el final. Final que llegó con gran placer y para sorpresa mía, dándonos un morreo con lengua súper pasional que hizo que mi corrida aún fuera más sensitiva y apoteósica.

A gusto por lo acontecido, mi cabeza estaba en ese morreo sorpresivo y pensaba por qué al principio me pareció que me esquivaba. Igual no hubo morreos porque yo no insistí en ellos, quizás si lo hubiera hecho todo hubiera sido diferente… A mí la relación sin morreos suele dejarme un tanto frío y de ahí que ésta no haya sido lo buena que yo esperaba y más con un pibón como Naomí.

Después y ya relajado hablamos sobre lo acontecido y sobretodo por el tema del cuni a lo que me comentó que le daba placer pero que nunca se había corrido. Que lo suyo era el orgasmo vaginal y no el clitorial… de ahí su poco entusiasmo y que de haberlo sabido yo antes, posiblemente otro gallo hubiera cantado…

Por esa razón he comentado que la relación no había sido todo lo buena que yo esperaba pero en ningún caso lo achaco a ella. En una relación de pareja lo malo y lo bueno hay que repartirlo entre ambos. Quizás nos faltó algo de comunicación y habernos conocido algo mejor. Está claro que si ahora repitiéramos la cosa sería bastante diferente.

No obstante de esta cita me quedo con lo bueno, y de bueno hubieron muchas cosas, una y fundamental haber tenido relación con esa delicia de mujer y sobretodo, la morreada final con esa corrida que llenaba de placer la goma del amigo mientras éste sentía el roce del interior prieto y mojadísimo de esta princesa de Adís Abeba…