Naturalidad, frescura y un cuerpo perfecto

Total Fecha Media Usuario
7 06/2013
oliverio
1.683 veces
VER COMPLETA 09/2013
McQueen
1.066 veces
VER COMPLETA 09/2013
Alexyz
1.204 veces
VER COMPLETA 09/2013
Leporello
1.067 veces
VER COMPLETA 10/2013
Manhattan
1.120 veces
VER COMPLETA 10/2013
Alexyz
1.122 veces
VER COMPLETA 12/2013
Manhattan
948 veces

ver todas las fotos de Angelina
72

añade tu experiencia con Angelina

Ver comentarios del foro

por oliverio
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración60 minutos
Precio200
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Yo también he tenido 20 y pocos años. Yo ligaba con chicas de mi edad en esa época. Pero no recuerdo que las chicas de mi edad tuvieran un cuerpo como el de Angelina. ¿Ha cambiado la alimentación de las jóvenes? ¿Me hago mayor y confundo juventud con belleza? ¿Nunca ligué con las más guapas? Ignoro la respuesta pero puedo asegurar que esta chica es bellísima.
 
Encontré por casualidad su anuncio en el foro. Me encantaron las fotos a pesar de no ver ninguna experiencia sobre ella. El vídeo de ella jugando a la Wii me pareció sublime. Inocente, sugerente e irresistible. La escribí, llamé a Mila (quien le atiende el teléfono) y en unos días me planté en su arreglado y acogedor piso del Eixample.
 
Mis escarceos escortiles son escasos pero intento que merezcan la pena. Esta vez, sin duda valió la pena.
 
Angelina es muy joven. Simpática, risueña dice ella, relajada y natural. De cara es muy guapa, de mirada pícara y ojos penetrantes.  Rostro de ángel travieso. El cuerpo no desmerece lo que muestran las fotos, quizás tenga algo más de pecho de lo que intuía en las fotos. A mi entender, muy cerca de la perfección.
 
Sus dotes de amante no desentonan con su físico privilegiado. Parece que le gusta el sexo. Su francés es muy bueno, reacciona inmediatamente a cualquier estímulo. Sin exageraciones ni aspavientos. Todo muy natural. Me hubiese pasado la tarde entera entrando y saliendo de ese cuerpo juvenil y suave. Viendo ese trasero perfecto moviéndose grácil y alegre es una forma de felicidad.
 
El estímulo estético de su belleza y sus movimientos libidinosos consiguieron que me rindiera. El segundo asalto exigió más sudor. El verano recién estrenado y la humedad de Barcelona combinan muy bien con un cuerpo como el de Angelina.
 
La naturalidad de su trato tras ducha y despedida podían hacer pensar que éramos dos viejos amantes y que el tiempo sólo había pasado para uno de los dos. Pero no, en mi época las chicas de 20 no tenían esos cuerpos…