Leila... El premio de seguir a la intuición

Total Fecha Media Usuario
7 06/2015
ashgard
842 veces
VER COMPLETA 12/2014
Oook
1.404 veces
VER COMPLETA 02/2015
TEMPLARIO
1.293 veces
VER COMPLETA 04/2015
TIMIDOX
1.723 veces
VER COMPLETA 04/2015
relajado
950 veces
VER COMPLETA 07/2015
relajado
916 veces
VER COMPLETA 08/2015
ashgard
1.376 veces

ver todas las fotos de Leila
72

añade tu experiencia con Leila

Ver comentarios del foro

por ashgard
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración120 minutos
Precio200
PechoNo lo sé
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

Hay ocasiones en las que hay que dejarse guiar por la intuición y desde que empecé a preparar una escapada a Barcelona para el día 27, mi intuición tenía un nombre… Leila. Lo que había leído en el foro sobre ella me había llamado la atención y por más opciones que mirase, tenía un buen presentimiento sobre ella así que finalmente me decidí a llamarla. El primer contacto fue inmejorable, tanto telefónicamente (con una voz alegre y jovial que transmite muy “buen rollo”) como vía email para acabar de concretar detalles. Como algunos ya sabéis soy relativamente nuevo en esto y hay cosas que no se bien como van y una de estas cosas era el funcionamiento de las habitaciones por horas. Tras comentárselo a Leila, no tuvo ningún problema en ofrecerme quedar un poco antes en una cafetería cercana para, desde allí, ir los dos juntos. Es un detalle muy de agradecer por mi parte y que ya me daba pistas de su buena predisposición.
Así, tras esta primera toma de contacto, estaba bastante convencido de que había hecho bien dejándome guiar por esa intuición y vaya si había hecho bien!!! Finalmente quedamos un poco antes de las 7 de la tarde cerca de Sants. Cuando estaba llegando recibí su llamada diciéndome que estaba esperándome, y tras unos minutos de búsqueda debido a mi desconocimiento de la zona (que acabó en una especie de juego de búsqueda del tesoro.. jejejeje), me esperaba una chica monísima, no muy alta, cosa que me va bien porque yo tampoco lo soy y es una de las características que busco, pelo largo, castaño tirando a rojizo, con un vestidito gris muy veraniego que le quedaba estupendamente y permitía intuir un cuerpo estilizado debajo de él. Nos acercamos a una cafetería cercana para tomar algo fresquito (hacía muchísimo calor) y hablar un poco para “romper el hielo”. Como he explicado otras veces, para mí es muy importante conectar con la otra persona para dejar de lado mis nervios e inseguridades y sentirme cómodo. Con Leila este proceso fue casi instantáneo. Enseguida estábamos hablando y riendo como si nos conociéramos de hace tiempo. Es muy simpática, tiene una gran sonrisa siempre en la cara, es muy espontanea y su risa es de esas que se contagian y transmiten alegria. Una vez acabamos de tomar el refresco nos dirigimos a los Luxtal (suerte que me acompañó porque no sé si lo hubiera encontrado yo solo.. jejeje). Tras una ducha rápida para refrescarnos se presentó ante mí con un sugerente conjunto rojo de lencería que, sin enseñar nada, dejaba entrever sus encantos (un cuerpo precioso, firme, con todo muy bien puesto, con mención especial a su pecho natural de tamaño medio que me volvió loco…). A partir de aquí durante dos horas, conocí a la otra Leila. Una Leila juguetona y traviesa, sin dejar de ser la chica alegre y risueña que acababa de conocer. Es una chica que se entrega para hacértelo pasar bien (y vaya si lo consigue). Hace y se deja hacer… Disfruta y te hace disfrutar… Todo con gran naturalidad. Durante estas dos horas nos dejamos llevar y disfruté de ella en todo su esplendor…  Besos por doquier, un francés suave, marcando los tiempos y con un gran juego de lengua, un cuni riquísimo (bueno, más de uno, jejeje), una variedad de posturas que maneja con gran habilidad y un rato en el jacuzzi donde las burbujas del agua no eran por el aire sino por lo que subió allí la temperatura… Todo ello intercalado con más risas y conversación agradabilísima. El resultado fue que las dos horas pasaron volando y el encuentro se podría resumir en una frase de Leila: “Que bien vamos a dormir esta noche...”. Tras una ducha rápida, salimos a la calle y nos despedimos entre besos con la seguridad de que tarde o temprano volveremos a vernos. Gracias Leila!!