Laia Ramos Perfect GFE

Total Fecha Media Usuario
15 12/2012
laconico
4.971 veces
VER COMPLETA 04/2011
Iñaky
1.515 veces
VER COMPLETA 05/2011
KKK
927 veces
VER COMPLETA 10/2011
KKK
1.589 veces
VER COMPLETA 09/2011
Invitado36
925 veces
VER COMPLETA 10/2011
Berto Soriano
1.079 veces
VER COMPLETA 03/2012
eolo
3.164 veces
VER COMPLETA 03/2012
eolo
2.116 veces
VER COMPLETA 05/2012
robert.trujillo
2.847 veces
VER COMPLETA 06/2012
Indibil
2.544 veces
VER COMPLETA 10/2012
Oliba
2.352 veces
VER COMPLETA 11/2013
elbicho
1.361 veces
VER COMPLETA 11/2013
Manhattan
1.717 veces
VER COMPLETA 12/2013
maprats
1.482 veces
VER COMPLETA 01/2014
elbicho
1.700 veces

ver todas las fotos de Eva Blanco
76

añade tu experiencia con Eva Blanco

Ver comentarios del foro

por laconico
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio200
PechoNatural
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Son las 17:00 del 12/12/12 y aun no he llegado a su puerta, tarde, llego tarde. Quizás debido a la educación recibida, la consciencia de saber el valor del tiempo o el deseo de gozar del sexo con una mujer joven y hermosa, me impulsan a correr los últimos metros, llego a su puerta, sin aliento, la llamo por teléfono y me abre la puerta de su casa, sus labios me dan la bienvenida, es la primera vez que una mujer me besa con unos brackets, pero os puedo asegurar que no los note en absoluto. El apartamento esta impecable, me ayuda a quitarme al abrigo, yo aun sigo acalorado y no solo por la carrera contra el reloj, la edad y sobrepeso, sus labios han despertado mi deseo ya de por si excitado por la contemplación a la que he sometido a las fotografías de su blogg durante los últimos días, lleva mi abrigo al piso de arriba eso me permite admirar sus piernas que el desabille que viste deja al descubierto, cuando regresa a mi bajando la escalera con una lentitud deliberada, me sonríe y puedo admirar con calma el conjunto, su rostro de elfo, sus ojos de gata, sus manos con las uñas sin pintar pero cuidadas, sus pechos parecen pequeños, pero se me antojan suaves y acogedores, me ofrece algo de beber, pasamos a la cocina donde me sirve el agua que le he pedido. Charlamos un poco y me ofrece enseñarme el resto de su casa, subimos la escalera cogidos de la mano, seguimos conversando sentados en la cama del dormitorio, todo ordenado,  limpio, con luz suave y una música envolvente que creo reconocer como un fado portugués, ella comienza a besarme y ese hecho más que la visión de su cuerpo encantador me excita enormemente, la tiendo sobre la cama y con dedos temblorosos la libero de las ultimas prendas que cubren su cuerpo, me apodero de sus pechos y comienzo a gozar de la dureza de sus pezones, su respiración más acelerada recompensa mis oídos, bajo besando la forma de su vientre y con la lengua comienzo a separar los labios de su sexo, cuando toco su clítoris ella gime y separa un poco más sus piernas, siento sus manos revolverme el escaso pelo que aun me queda, recuerdo de una exuberante mata que el tiempo se llevo poco a poco, uno de sus pies acaricia mi pene haciendo que por un momento me sienta  tentado de ponerme un condón y terminar con la dulce agonía, pero lo primero es lo primero y lo prometido es deuda, así pues continuo hasta que ella se arquea,  gime con más fuerza  y separa su sexo de mi lengua. Yo recupero mi posición y la beso durante unos minutos mientras ella responde a mis caricias, me permite darle un pequeño masaje, bueno más bien acaricio su cuerpo con suavidad gozando de el contacto de su piel, de pronto se apodera de mi miembro y comienza a acariciarlo lentamente con su lengua, se lo introduce en su boca, ya casi estoy a punto, pero le pido poder correrme dentro de su sexo, ella coge un condón con habilidad y destreza lo desliza en mi pene, yo deseo clavarlo inmediatamente, moverme a toda velocidad, alcanzar el clímax, me fuerzo a mi mismo a resistir todas las tentaciones, la penetro lentamente sintiendo el calor y la humedad de su carne alrededor de la mía, incluso con el condón la sensación es maravillosamente placentera, a ella parce gustarle el ritmo suave y tranquilo, lenta pero inexorablemente me dirijo al orgasmo, cuando llega me sorprende por su fuerza, quedo completamente vacío, laxo, satisfecho como pocas veces. Ella comienza a darme un masaje este si con todas las letras no como el mío, su habilidad me deja completamente relajado.
Estimados amigos foreros si estáis buscando una GFE, Laia es vuestra mejor elección. Yo por mi parte voy a hacer lo posible para poder gozar de su compañía durante toda una noche, pues en lugar de saciar mi hambre creo que la ha excitado.
He dejado pasar unos días antes de publicar mi experiencia por que quería tener un poco de perspectiva. Espero disculpéis las faltas de ortografía y gramática, un saludo.