Bruninha, cava, fresas y sexo.

Total Fecha Media Usuario
23 07/2011
mackie
1.241 veces
VER COMPLETA 01/2010
orestes
1.768 veces
VER COMPLETA 07/2010
elbicho
3.949 veces
VER COMPLETA 11/2010
ganxo
1.161 veces
VER COMPLETA 01/2011
key
1.282 veces
VER COMPLETA 03/2011
pepesanchez1
976 veces
VER COMPLETA 04/2011
capullin45
834 veces
VER COMPLETA 04/2011
Invitado36
936 veces
VER COMPLETA 05/2011
federico franco p
1.073 veces
VER COMPLETA 06/2011
Invitado36
736 veces
VER COMPLETA 06/2011
Berto Soriano
938 veces
VER COMPLETA 06/2011
pepesanchez1
926 veces
VER COMPLETA 05/2011
horse_
1.191 veces
VER COMPLETA 08/2011
key
1.127 veces
VER COMPLETA 09/2011
ruize
1.773 veces
VER COMPLETA 09/2011
Invitado36
1.017 veces
VER COMPLETA 10/2011
federico franco p
1.290 veces
VER COMPLETA 11/2011
pepesanchez1
2.208 veces
VER COMPLETA 11/2011
pepesanchez1
967 veces
VER COMPLETA 11/2011
Andros
1.296 veces
VER COMPLETA 02/2012
pepesanchez1
1.307 veces
VER COMPLETA 01/2012
InProgress
1.003 veces
VER COMPLETA 05/2014
gibi
945 veces

ver todas las fotos de Bruna
85

añade tu experiencia con Bruna

Ver comentarios del foro

por mackie
Barcelona

Apartamento de la escort10
Duración75 minutos
Precio150
PechoTuneado
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo lo sé

 

Escribir el relato de este encuentro me resulta arduo.

El primer intento fue vano debido al cansancio y al recuerdo del desafortunado incidente ocurrido al salir del parking, que dió al traste con el retrovisor derecho de mi coche, que se quedó en una columna.

El segundo intento, a la hora del te, me puso tan caliente al rememorar los detalles que sencillamente lo interrumpí, cogí el teléfono e intenté lo imposible, esto es, lograr una nueva cita sobre la marcha con Bruna para que me ayudara a recordar y a revivir la excelente experiencia. Al menos tuvo la delicadeza de devolverme la llamada cuando detectó mi llamada perdida y pude brindar en la distancia con ella.

Este tercer intento será breve porque me estoy volviendo celoso de mi privacidad y recupero el pudor en público aunque en la intimidad haya ganado en atrevimiento, algo que sin lugar a duda alguna ellas agradecen. Sin embargo, y reconozco que me place, no es una actitud gratuita sino inquisitiva; más de una quiere saber y sondea con preguntas que yo mismo no me he planteado por lo que me encuentro sin respuesta, desnudo. Me gusta porque me hece crecer. Bruna, sin agobiarme y con sencillez, ocupa un lugar destacado entre estas pocas mujeres.

Ambos teníamos reparos ante el encuentro a pesar de lo cual ninguno lo evitó. Yo, debido a mi reconocida abiertamente en este foro alergia al tuneo de los pechos femeninos, algo que en el caso de Bruna debo rectificar puesto que son deliciosos, blandos y sensibles. No lo hubiera detectado de no saberlo de antemano. Mi otro reparo tenía su origen ante la fama y el prestigio de Bruna como chica scort, que me hacía acomplejarme frente a la variedad y la riqueza de otros amantes o clientes. Ella, así me lo dijo, sabía de mi aversión y pensaba que no estaría a la altura. ¡Señores, Bruna preocupada por estar a la altura de un pequeño don nadie como yo! Para colmo alguien, ignoro quien aunque supongo que fue mujer, le habló en mi descrédito.

Afortunadamente ambos somos de los que preferimos formar nuestros juicio basándonos en nuestras propias percepciones y estas reticencias iniciales se fueron diluyendo a lo largo del encuentro, dando paso a una velada corta, si, pero muy intensa, cómplice y rica en variadas sensaciones amatorias y sensuales. 

Hubo muchas momentos dignos de evocación, como la variedad y la riqueza con que se desenvolvió en las artes de la felación mas, ya lo advertí al principio, permanecerán celosamente reservados en algún lugar de mi corazón y mi memoria. Sirva de ejemplo otra pincelada: Bruna es la primera mujer que ha conseguido llevarme a una segunda erección tras el primer orgasmo desde que que navego  por este mundillo. Lamentablemente hubimos de interrumpir la cabalgada debido a los calambres que sufrieron mis piernas.

Por último debo agradecerle el cava que nos acompañó durante todo el encuentro: fresas, cava y sexo, qué buena combinación. Las fresas en esta ocasión fueron sus labios y su lengua porque yo era el encargado de llevarlas y no fuí capaz de encontrarlas. Se enfadó mucho...