La perfección tiene un nombre BRUNA

Total Fecha Media Usuario
23 11/2011
pepesanchez1
968 veces
VER COMPLETA 01/2010
orestes
1.774 veces
VER COMPLETA 07/2010
elbicho
3.952 veces
VER COMPLETA 11/2010
ganxo
1.162 veces
VER COMPLETA 01/2011
key
1.283 veces
VER COMPLETA 03/2011
pepesanchez1
979 veces
VER COMPLETA 04/2011
capullin45
836 veces
VER COMPLETA 04/2011
Invitado36
940 veces
VER COMPLETA 05/2011
federico franco p
1.075 veces
VER COMPLETA 06/2011
Invitado36
737 veces
VER COMPLETA 06/2011
Berto Soriano
940 veces
VER COMPLETA 06/2011
pepesanchez1
929 veces
VER COMPLETA 07/2011
mackie
1.246 veces
VER COMPLETA 05/2011
horse_
1.195 veces
VER COMPLETA 08/2011
key
1.130 veces
VER COMPLETA 09/2011
ruize
1.774 veces
VER COMPLETA 09/2011
Invitado36
1.019 veces
VER COMPLETA 10/2011
federico franco p
1.293 veces
VER COMPLETA 11/2011
pepesanchez1
2.211 veces
VER COMPLETA 11/2011
Andros
1.299 veces
VER COMPLETA 02/2012
pepesanchez1
1.310 veces
VER COMPLETA 01/2012
InProgress
1.006 veces
VER COMPLETA 05/2014
gibi
947 veces

ver todas las fotos de Bruna
85

añade tu experiencia con Bruna

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento de la escort1
Duración60 minutos
Precio200
PechoTuneado
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

Bueno, ya tenemos a la reina de vuelta y tenía que devolverle el momento que me brindo en Madrid.

Después de darle la bienvenida telefónicamente, acordamos una cita, tanto en la parte económica como en la parte de fiesta como en el día y hora que nos encontraríamos.

Unas horas antes de ir a la cita pongo una botella en mi casa de Champagne V.Clicquot brut, para conseguir que estuviera casi congelada al salir de casa y se mantuviera fría hasta llegar a la cita (espero que fuera puntual sino …).

Llega la hora de salir de casa, saco la botella de nevera, cojo dos copas de champagne, pido un taxi y directo al encuentro, enviándole un mensaje anunciándole mi llegada en unos 30 minutos (ella me contesto 30seg después diciendo que ya estaba preparada).

Llego me abre la puerta de la portería, subo al ascensor y al abrirse las puertas empiezo a sacar el tapón de la botella, casi coincidiendo el momento que lleno las copas con la obertura de la puerta del piso de Bruna (menos mal que no coincidió por que Bruna iba realmente preciosa, no podía sacar mis ojos de ella, lo que hubiera hecho se me cayera toda la bebida por el suelo, liando grande).

Una vez dentro del piso cierra la puerta (con todas las llaves y candados que tiene), me da un beso de película y me pide poder hacer ella el brindis (no os diré por que brindamos, jijjiij, os pondríais celosos). Como siempre que hago en su piso vacío las alforjas (bolsillos) sobre el mueblecito y nos sentamos en el sofá para seguir con la velada (ya llevábamos 2 copas con 2 brindis) Ya sentados se le cae un poco de bebida en el escote (ella dice que no lo hizo adrede) y ohhhh no había ninguna servilleta cerca, con lo cual todo llevaba que acercara mi lengua y degustase ese maravilloso champagne en ese maravilloso lugar. Lo que si que me extraño fue que al dejárselo todo bien limpio me dijo si quería que se le cayera más (eso me hizo dudar de que fuera sin querer).

El piso estaba a oscuras solo iluminado por 3 o 4 velas grandes (solo faltaba el candelabro para movernos por las habitaciones). Hablamos sobre muchas cosas, nos tocamos muchas cosas y nos besamos (uyyy como nos besamos, mas concretamente uyyy como besaaaa), hasta que llego el momento (ya nos acabamos el champagne) de cambiar de habitación (uyyy ahora que me acuerdo ya estábamos desnudos, pero ahora no recuerdo en que momento ella se quedo sin ropa y yo tampoco).

Fui a la ducha, sin abrir una luz, no quería romper ese ambiente. Me refresque mientras ella se retocaba frente al espejo (creo que en el sofá le provoque varios desperfectos) y al acabar nos dirigimos al cuarto donde me esperaba una cama con sabanas blancas que harían que fuera un encuentro realmente “espiritual” , ajajajaja.

Del tema sexual en esta experiencia me perdonareis no sea explícito, solo decir que todo lo que hace lo hace con una exquisitez absoluta y no le puedo reprochar nada de nada ni en esta ni en ninguna otra cita con ella.

Una vez ya recupero la memoria sobre la cita deciros que después de la cama hablamos un ratito y me despidió con un GRACIAS (y algún que otro beso), eso ya me hizo estar esperando el próximo encuentro