Bruna. A la tercera, un ángel.

Total Fecha Media Usuario
23 05/2011
horse_
1.192 veces
VER COMPLETA 01/2010
orestes
1.772 veces
VER COMPLETA 07/2010
elbicho
3.950 veces
VER COMPLETA 11/2010
ganxo
1.162 veces
VER COMPLETA 01/2011
key
1.283 veces
VER COMPLETA 03/2011
pepesanchez1
976 veces
VER COMPLETA 04/2011
capullin45
834 veces
VER COMPLETA 04/2011
Invitado36
937 veces
VER COMPLETA 05/2011
federico franco p
1.074 veces
VER COMPLETA 06/2011
Invitado36
736 veces
VER COMPLETA 06/2011
Berto Soriano
938 veces
VER COMPLETA 06/2011
pepesanchez1
927 veces
VER COMPLETA 07/2011
mackie
1.245 veces
VER COMPLETA 08/2011
key
1.128 veces
VER COMPLETA 09/2011
ruize
1.773 veces
VER COMPLETA 09/2011
Invitado36
1.018 veces
VER COMPLETA 10/2011
federico franco p
1.291 veces
VER COMPLETA 11/2011
pepesanchez1
2.208 veces
VER COMPLETA 11/2011
pepesanchez1
967 veces
VER COMPLETA 11/2011
Andros
1.297 veces
VER COMPLETA 02/2012
pepesanchez1
1.307 veces
VER COMPLETA 01/2012
InProgress
1.003 veces
VER COMPLETA 05/2014
gibi
946 veces

ver todas las fotos de Bruna
85

añade tu experiencia con Bruna

Ver comentarios del foro

por horse_
Barcelona

Apartamento de la escort10
Duración240 minutos
Precio600
PechoNo lo sé
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Hacía muchos meses que, quién recuerda ya cómo, me topé con Bruna en la red. ¿Qué es lo que hace que algunas imágenes se nos queden grabadas a fuego en la retina y ya no se puedan apartar? No lo sé. Sólo sé que viviendo, pobre de mí, a más de 500 km de Barcelona, Bruna, pasado ese primer flechazo visual, se me fue acomodando en el cerebro como una fantasía que seguramente nunca se haría realidad pero que revoloteaba de vez en cuando entre mis preocupaciones. Para ser más exactos, un par de imágenes de su book que me guardo por ahora.

Y la vida es imprevisible. Yo, que pensaba que Bruna nunca pasaría de fantasía, y que compartir cama con una escort tampoco...con el tiempo vi cómo me equivoqué en las dos cosas. En lo que respecta a Bruna, por dos veces tuve la oportunidad de viajar a Barcelona a finales del año pasado, y en ambas salí de casa con la intención de convertir la fantasía en realidad. Pero por distintas razones las dos veces volví de vacío. En ninguna de ellas por nada reprochable a Bruna.

Pero llegó 2011, y la oportunidad de repetir viaje a bcn. Estaba decidido a conocerla, pero no deseaba sólo sexo con una mujer hermosa. Las circunstancias de la vida de cada cual... "Bruna, ¿qué te parecería alargar un poco la noche y cenar juntos?".

Noche ya en la Barceloneta un sábado de primavera. Sales del metro y ves a la gente llenar de vida las calles mientras esperas la llamada de una chica de bandera que se está preparando para ti. Como os decía, aunque no era mi primera experiencia no soy un asiduo de escorts. ¿Qué se piensa en esos minutos cuando eres un hombrecillo novato que se esta gastando tiempo y dinero a una porrada de kilómetros de casa por cumplir un deseo? Supongo que te puede entrar la depre, la caraja o el miedo escénico. Pues no me sentí mal. Volví a pensar que no me había equivocado si había llegado hasta allí. Una corazonada.

Y no me equivoqué.

No os voy a contar nada que no sepáis de la Bruna escort, mujer preciosa, despampanante y absolutamente deseable donde las haya. Para eso habrá cien mil plumas mejores que la mía, y no sale de mí el contar ciertas cosas con detalles. Lo que quiero destacar es que desde que entré por la puerta (en realidad, desde bastante antes) hasta después de salir, Bruna se desvivió literalmente por procurar que yo estuviera bien, que todo estuviera a  mi gusto, que no faltara nada que yo deseara. La cena, la conversación (no siempre intrascendente), la ducha, la habitación, su ropa, el sexo. Todo. Y eso sin parecer falsamente empalagosa. Haciendo su trabajo, pero buscando sinceramente la satisfacción del otro. Me hizo sentir maravillosamente en la cama; ya lo creo, madre mía. Si encima la cama estaba presidida por una de mis imágemes preferidas de su book...pero desde bastante antes me había hecho sentir cómodo con su compañía, su sonrisa, su cercanía, un roce, un abrazo, un beso, una palabra amable, una cena que me había consultado previamente.

Yo buscaba algo más que sudar para enfriar un calentón. Quería disfrutar durante unas horas de las atenciones, la cercanía y la dulzura de una mujer hermosa. Y Bruna estuvo más que a la altura. Me dejó sensaciones y recuerdos que dudo mucho que pueda olvidar. Recuerdos de una mujer espectacular y de una chica amable y deliciosa que no me arrepiento de haber podido conocer.

Un beso, Bruna, y un saludo para Brend. Gracias por todo. Cuidate.