Inés… o el placer de fundirse con un cuerpo excepcional.

Total Fecha Media Usuario
9 02/2016
Manhattan
1.796 veces
VER COMPLETA 09/2015
insidees
2.440 veces
VER COMPLETA 09/2015
Manhattan
1.921 veces
VER COMPLETA 09/2015
hedonis
2.001 veces
VER COMPLETA 10/2015
sweedy
2.826 veces
VER COMPLETA 10/2015
leif eriksson
2.092 veces
VER COMPLETA 10/2015
noirlove
3.516 veces
VER COMPLETA 04/2016
Cross
2.171 veces

ver todas las fotos de Inés
72

añade tu experiencia con Inés

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración60 minutos
Precio200
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo lo sé


Inés o el placer de fundirse con un cuerpo excepcional.

Ha sido mi segunda experiencia con esta princesa del sexo y, recordando que lamentablemente en mi primera no tuve el mejor día, he de decir que hoy la relación ha valido por aquella y por otras más gracias al gozo y la excitación que he tenido el placer de experimentar.
Valoración de la cara: Guapísima. Larga melena de color castaño oscuro de pelo sedoso y bien cuidado. Ojazos preciosos de color miel, con mirada de niña traviesa. Nariz muy bonita algo respingona y una boca con labios generosos con los que besa apasionadamente usando para ello una lengua afilada y juguetona.

Valoración de cuerpo: Cuerpazo de modelo con algo más de 175 cm en una estructura en su justa medida a la que no le falta ni le sobra de nada. Pechazos de reciente tuneación de medida 95 para que no le falte ni le sobre de nada, alzados y muy bien puestos con pezones rosaditos al dente. Cintura de avispa, vientre liso y caderas y culo para “morir” por ellos. Sexo depilado, ojo cerrado y como remate unas largas y proporcionadas piernas que la convierten en pibón del 15.
Valoración de carácter: Implicadísima a más no poder. Marchosa pero con mucha clase. Simpática, dicharachera y extrovertida. Estuve muy a gusto a su lado.
Vestimenta: Vestido negro de falda algo corta, luciendo esas piernas interminables en un tipazo para que más de uno se dejara el cuello al girarse a contemplarla. Tacones de 10 cm que sumados a sus 175 tuve que mirarla desde abajo a pesar de mi altura (180). Mujer de bandera, con un conjunto de ropa interior en color blanco que estaba para tumbar al más pintado.

Besos/morreos? Con lengua y apasionados. Como una novia
Francés/garganta profunda? Sí y sin. Salivados con repaso de webes y unas GP’s impresionantes.
Cunnilingus? A tutti plein. Receptivo, sabroso y con muy buena resupuesta por su parte.
Cowgirl? Impresionante tener a esta amazona sobre ti con movimientos a ritmo de country.
A4? No hace falta ser muy avispado para imaginarse a esta diosa en esta posición. Para morirse.
Misionero? Sí. De difícil descripción cuando debajo tienes a semejante preciosidad. Me corrí como un poseso.
Corrida en boca? Creo que sí, pero en cualquier caso, no hubo.
Sexo anal? No lo sé.

Relato del encuentro:
Iba a ser mi segunda experiencia con esta princesa. Lamentablemente en la primera y por motivos que casi cinco meses más tarde aún no sé muy bien por qué razón, mi “amigo” se puso en huelga y no pude compartir una relación normal, todo y que gracias al buen hacer y profesionalidad de Inés, aún pude salvar mi honrilla llegando a un final por mi parte meritorio.
Eso obviamente no iba a suceder hoy y solo verla al entrar en la habitación asignada en Suites, el amigo , esta vez sí, se puso como un “burro” y a partir de ahí ya no desfalleció hasta el final lógico de la relación.
Relación en la que hubo de todo para gusto y placer de un servidor  y creo, honradamente, que también por parte de ella.
Contactamos por teléfono y quedamos en vernos ese mismo día y hora convenida en los apartamentos Suites. Llegamos casi al unísono aunque yo lo hice un par de minutos antes. Me acompañaron a la habitación y al poco apareció ella llenando de luz todo el entorno.
Hablamos, protocolamos y después de pasar por la ducha empezamos con una relación plena en la que nos entregamos como amantes hábidos de sexo.
Unos buenos morreos y un buen sobeteo de ella sobre mi amigo hizo que todo fluyera al más alto nivel para goce y placer de ambos.
Pasamos sobre la cama y seguimos con un sobeteo más profundo además de un recorrido lengüil por mi parte sobre sus “nuevos” e impresionantes pechos, de un tacto increíble, y jugamos a meter al amigo entre sus piernas por delante y por detrás,
Al final la única prenda que le quedaba, sus braguitas, pasaron a mejor vida y a partir de ahí la ceremonia habitual.
Sé que soy muy repetitivo y en apariencia siempre es lo mismo, y digo en apariencia porque sí lo es en el acto en sí, pero cada señorita es un mundo y siempre hay ligeras o grandes diferencias en el sentir y en la recepción de esa lengua juguetona y no siempre se obtiene la misma respuesta.
Y a mí me gusta que, si es posible, mi trabajo, aparte de que me encanta y me pone muy cachondo, sirva también para que la señorita alcance su clímax. Y esas cosas, a los cuatro o cinco minutos de estar en faena ya sabes si va a ir a más o no.
En este caso con sus jadeos, sus comentarios breves pero sensuales y el ligero movimiento de su pubis en mi boca ya deduje que estábamos en sintonía y así unos excitantes minutitos más tarde los jadeos, los movimientos y el cierre de sus muslos aprisionando mi cabeza entre ellos, indicaron que el orgasmo ya estaba allí para placer de ella y satisfacción mía por haberlo conseguido.
Cuando esto sucede y si hay orgasmo de por medio, suele aparecer una ligera alteración positiva en el ambiente y todo empieza a fluir de diferente manera y con mejor rollo.
Por supuesto que esto no dejaba de ser un muy buen aperitivo pero el resto de platos estaban por llegar y estos hicieron acto de presencia a continuación empezando por un excitante francés con engullidas hasta la campanilla y un apetecible 69 en el que ambos nos pusimos las botas.
Ya no era cuestión de parar y rápidamente enfundamos al amigo y seguimos con el servicio de los tres platos típicos… Primero cowgirl, largo con diferentes cambios de ritmo y posición de su cuerpo en la que hubo amase de tetas, agarre de culo, bombeos rápidos y lentos, cabalgadas al paso, al trote y al galope y sensuales morreos que me pusieron a punto de explotar en más de una ocasión.
Luego pasamos al a4 y aquí de perfil viéndonos en el espejo lateral en esta posición, tan de peli porno, pude disfrutar observando cómo el amigo salía casi entero y entraba hasta el fondo de su cuerpo.
La alteración de la líbido estaba en su punto álgido por lo que decidí poner punto y final y pasar a mi pose preferida en misionero.
Nos colocamos, miré la escultura que tenía frente a mí con sus piernas abiertas y su sexo receptivo… “apunté” y para adentro…
Empecé con un metesaca a ritmo diría casi de vals vienés. Ella puso sus dedos sobre su clítoris y empezó a masturbarse mientras me susurraba que estaba muy a gusto y que siguiera tal y como lo estaba haciendo.
Con esta situación, sintiendo el placer de su prieta vagina que envolvía con pasión al amigo  y observando su cara de placer me fui poniendo cada vez más burro, aumentando el ritmo del metesaca, y con este movimiento más enérgico y excitante empecé a soltarme y a decirle que me iba a correr y me respondió con un “lo espero…” y ya sin remedio exploté en un corrida celestial que me dejó exhausto de placer mientras el amigo aún dentro de ella iba menguando de tamaño y yo sentía mi cuerpo totalmente fundido con el de ella en una sensación apoteósica.
Nos relajamos, nos quedamos tumbados sobre la cama y nos reímos por el placer conseguido.
Luego hablamos de los foros y de los comentarios a veces negativos que se vierten sobre algunas señoritas, algunos del todo injustificados. Le dije en broma que escribiría de ella cosas muy malas…
Y con ese comentario y la risa cómplice empezamos con el protocolo de despedida después de haber “sufrido” una excitante hora de buen sexo con una nueva señorita espectacular.